Sesión No. 2: Eliseo Reclus y la Nueva Granada

Ponencia Sesión No. 2: Eliseo Reclus y la Nueva Granada
“(…) Las aguas contenidas se amontonan poco a poco, un lago se forma por lenta evolución, luego se produce de pronto una infiltración en el aral del dique, y el arrastre de una piedra determinará el cataclismo. El obstáculo será arrastrado violentamente y el lago volverá a ser rió. Así se producirá una pequeña revolución terrestre”.
Eliseo Reclus. Evolución, Revolución y Anarquía (1897)
Lo que a simple vista parece la descripción de la formación de un río, el relato de un proceso de transformación de la naturaleza, es en realidad una hermosa metáfora que relaciona los conceptos de evolución y revolución que se dan en los accidentes geográficos, en los animales no humanos, en las sociedades, en los hombres y mujeres, en el universo entero. Es también el estilo que caracterizó al geógrafo y anarquista francés Eliseo Reclus, es la forma como este autor lo relacionaba todo, su concepción del mundo natural y las sociedades humanas, es el estilo de un geógrafo anarquista que se manifiesta sobre el mundo y sus relaciones.
Eliseo Reclus no fue solamente un científico que innovo la geografía y sentó las bases de lo que hoy conocemos como la geografía humana y económica, es también un viajero, un libertario que quiso conocer el mundo entero, con sus paisajes y formas, y que en este camino comprendió que las ideas separatistas del “hombre” y la “naturaleza”, son en realidad falsas concepciones que no contemplan la unidad dialéctica que explica el universo.
Conocer su pensamiento y su obra es acercarnos a la forma como el pensamiento anarquista llego desde Europa al continente americano, es también encontrarnos con los procesos de transformación del anarquismo como ideología que al relacionarse con las luchas de los pueblos latinoamericanos se transforma, mengua, se supera.
Empecemos entonces esta reflexión acercándonos a la vida y obra del autor desde la mirada y los aportes del libertario y titiritero colombiano Iván Darío Álvarez que escribe una interesante y sucinta biografía de Reclus, titulada “El geógrafo ácrata y su paisaje de la libertad”[1]
Jacques Elisee Reclus nace el primero de marzo de 1830 en el seno de una familia acomodada, su madre, proveniente de una familia acomodada, era profesora y dueña de una escuela, el padre era un pastor protestante que se dedicaba por completo al culto religioso e intentaba que sus catorce hijos e hijas hicieran lo mismo.
Reclus pasa su infancia rodeado de los hermosos paisajes que le ofrecía el campo y de la compañía de su hermano mayor Elías, quien será su compañero de viaje y lucha en años posteriores. Reclus pasa por dos colegios de corte protestante y a los 18 años ingresa a la Facultad de Teología Protestante. Es en este momento cuando empieza a dar suelta al viajero y aventurero que lleva adentro realizando con su hermano Elías un viaje a pie por la región montañosa de las Cevenas en el mediterráneo. Este viaje no solo lo acerco a su gran pasión (la geografía) sino que le significo la expulsión de la Facultad de Teología. Tuvo entonces que empezar a ganarse la vida como profesor particular de un colegio protestante,
Ya en el año 1851 Reclus decide viajar a Berlín y entrar a la universidad  donde toma su primer curso de geografía (“Descripciones de la Tierra”). Para ganarse la vida Reclus da clases de francés, italiano, ingles y alemán. Cuando finaliza el año universitario los hermanos Reclus (Eliseo y Elías) emprenden otro viaje que los llevará nuevamente a Francia, donde sufren por primera vez la represión y el exilio, Iván Darío Álvarez nos lo cuenta así:
“Estando ya en Orthez ocurre el golpe de estado de Napoleón III en diciembre de 1851. Los hermanos Reclús protestan por la caída de la republica tratando de reagrupar a las fuerzas de resistencia. Su hermano Elías fue uno de los más intrépidos y decididos. Esas acciones los ponen en peligro y deben huir, pues el alcalde manda a apresar a todos los republicanos. Su madre logra reunir un dinero necesario para escapar”[2].
A partir de ese momento Reclus deambulara por varios países como Inglaterra, Irlanda y Estados Unidos, en donde se acercara a los estados del norte y a la lucha por la abolición de la esclavitud en el año de 1952. Es también por esta época y en este país en donde rompe sus vínculos con el protestantismo, “Su estancia en Estados Unidos lo lleva a una ruptura radical con el protestantismo y toda forma de religión, ese sentimiento se afirma por el hecho de que lo obispos pudieren ser propietarios de millares de hectáreas y de buena cantidad de esclavos”[3].
Sus ansias de viajero lo conducen ahora a la Nueva Granada, donde queda asombrado por la riqueza de la región de la amazonia y de la Sierra Nevada de Santa Martha, detengámonos entonces en este momento de la vida de Reclus y escuchemos lo que al respecto nos cuenta Álvarez:
“(…) imagina no sin cierta dosis de ingenuidad, desarrollar el territorio gracias a una mano de obra proveniente de los países europeos, para aportar su ayuda a una población indígena poco numerosa. Quiere establecer una comunidad colonizadora que ponga a prueba el hombre nuevo con el que sueña su utopía anarquista. Con esa ilusión a cuestas se instala en Riohacha donde logra dar lecciones o se emplea como zapatero o aprendiz de ebanista hasta que el aburrimiento lo consume”[4]
Y mas adelante
“A pesar del tedio y la esterilidad que lo abruma persiste en la idea de instalarse como cultivador de plátanos o café. Sabe que todo esta por hacerse en estas regiones que considera bendecidas por los dioses, como la montaña de la Sierra Nevada de Santa Marta que dice ser “de una incomparable fertilidad y que produce todo en abundancia, desde las plantas de la zona tórrida, hasta las del círculo polar, puesto que todos los climas superpuestos enlazaron su cintura de vegetación en derredor de los flancos de dicha montaña. Luego de ganar algo de dinero, se va a la Sierra Nevada decidido a comprar un terreno. Pero pronto descubre que el comercio del café se encuentra bajo el monopolio de 5 o 6 comerciantes y Elisée no quiere depender de ellos. Renuncia entonces a la belleza inspiradora del paisaje y va a probar fortuna en las tierras bajas a principio de 1857. Para su desgracia las vicisitudes lo minan, cae no solo enfermo, sino que es asaltado en su buena fe por el socio con el cual pensaba instalarse. Éste vacía la caja y lo deja lleno de deudas. Desilusionado ve esfumarse su sueño comunitario y comprende que la vida en libertad y en armonía con la naturaleza, no esta exenta de amargas dificultades”[5].
A pesar de las dificultades Reclus escribirá en años posteriores un número considerable de libros sobre La Nueva Granada y el continente Americano. En 1857 regresa a Francia y empieza su época mas prospera, hace parte de la Sociedad de Geografía de Paris y empieza a publicar varios libros de gran importancia; “Viaje a la Sierra Nevada”, “Tratado de geografía social”, y sus obras mas sociales “El algodón y la crisis americana”, “los negros americanos desde la guerra civil”, “Las republicas de América del sur, sus guerras y su proyectos de federación”. Durante esta época Reclus empieza a familiarizarse con el anarquismo y con las ideas de Proudhon, Bakunin y Kropotkin.
De su vida como militante anarquista podríamos decir que desde muy joven empezó a trabajar en la “Liga por la paz y la libertad” (1868) en donde se encontró y pudo trabajar con Bakunin, estuvo también en la Comuna de Paris, cuya participación desemboco en el encarcelamiento y en la posterior deportación a Nueva Caledonia, finalmente hace parte de la “federación Jurásiana” y en 1867 conoce a Kropotkin quien le ayuda con sus publicaciones de geografía. En 1892 Reclus participa de la publicación de un diario anarquista llamado “La Revuelta”.

[1] Iván Darío Alvares. Élisee  Reclus: El Geógrafo Ácrata y su paisaje de la libertad. En la web del Centro de Investigación Libertaria y Educación Popular CILEP. Link: http://www.cilep.net/reclus-ivan.pdf Consultado 26/08/2011
[2] Iván Darío Alvares. Élisee  Reclus: El Geógrafo Ácrata y su paisaje de la libertad. En la web del Centro de Investigación Libertaria y Educación Popular CILEP. Link: http://www.cilep.net/reclus-ivan.pdf Consultado 26/08/2011
[3] Ídem Pp. 4
[4] Iván Darío Alvares. Élisee  Reclus: El Geógrafo Ácrata y su paisaje de la libertad. En la web del Centro de Investigación Libertaria y Educación Popular CILEP. Link: http://www.cilep.net/reclus-ivan.pdf Consultado 26/08/2011
[5] Idem Pp. 5
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s