«Base Obrera fue una propuesta para un nuevo tipo de acción política y social, basado en la idea de la auto-organización.» Entrevista con Alfredo Gómez Muller. Por José – Grupo Libertario Vía Libre

La presente, es la primera parte de una entrevista electrónica, que inició a mediados del 2011, con el militante libertario, filósofo, politólogo y profesor universitario Alfredo Gómez Muller. La entrevista pretende ser una herramienta para recuperar la historia del núcleo de activistas que edito la publicación Base Obrera, a través de la voz de sus propios protagonistas, explorando a nivel general, el estado del anarquismo en Colombia en la segunda mitad de la década de los 70s del siglo pasado.

José (JM): ¿Qué fue Base Obrera? ¿Que significo ese proyecto para usted?
Alfredo Gómez (AG): Base Obrera fue una propuesta para une nuevo tipo de acción política y social, basado en la idea de la auto-organización de la sociedad y por consiguiente en la crítica de los modelos verticales, jerarquizados y autoritarios de acción política y social.
En el caso mío, compartido por varios otros compañeros, esta propuesta fue el resultado de una serie de replanteamientos políticos a partir de una práctica de varios años en diversos sectores del movimiento social, y en particular en el movimiento estudiantil y el sindicalismo campesino y obrero.
JM: ¿Cómo se dio el acercamiento entra los y las activistas? ¿Como fue el proceso de publicación del periódico?
AG : El pequeño núcleo que lanza la iniciativa de Base Obrera se componía ante todo de antiguos militantes de una organización que se llamaba Ligas socialistas[1], en particular del grupo de Boyacá, así como de algunos estudiantes, artistas y trabajadores de Bogotá. Cuando sacamos el primer número de Base Obrera, en octubre de 1974, yo vivía entre Bogotá y Tunja, donde había trabajado como profesor de francés durante al año 1973. En ese año 1973 habíamos conformado con un grupo de estudiantes de la UPTC[2] y del Instituto Técnico Agrícola de Paipa un colectivo que se denominaba “Marcha”, que desarrollaba entre otras cosas actividades de apoyo a la ANUC[3] de Boyacá y a grupos de mineros de Paz del Río[4].
Al año siguiente, algunos miembros del colectivo de Boyacá decidimos separarnos de las Ligas socialistas, considerando que el grupo no iba lo suficientemente lejos en su crítica de los esquemas leninistas y autoritarios.“Marcha” se fue desmembrando, y así surgió la idea de crear un nuevo círculo, más claramente identificado con la idea de la autonomía social: esto es lo que pretendía expresar precisamente el nombre de “Base Obrera”.
JM: A nivel general ¿Quienes componían el grupo?
AG: El «grupo» no quería transformarse en partido, ni de manera general en institución, y por ello no tenía «afiliados»en el sentido habitual de la palabra. Pensábamos que a la autonomía social debía corresponder la autonomía de las personas, y que éstas debían reunirse por afinidad, libremente, en torno a tareas concretas, sin que ello implicara una «militancia» permanente y la obligación de participar en cualquier tipo de tareas. Entendíamos de esta manera fluida la idea anarquista de los grupos de afinidad: grupos informales, sin carnet, que se hacen y se deshacen en función de deseos, gustos e intereses compartidos.
Así por ejemplo, varios compañeros y compañeras artistas vinculados al Centro Latino de la Cultura, que funcionaba en el Parque Nacional de Bogotá, no eran «militantes» de Base Obrera, pero, de mi punto de vista, contribuyeron a generar base obrera y popular cuando aceptaron organizar con nosotros un acto de «teatro callejero» en las calles del barrio La Perseverancia[5], en diciembre de 1975, para invitar a una apropiación pública de algunos hechos de la Revolución portuguesa de 1974. Lo mismo diría de varios estudiantes de la Universidad Tadeo Lozano, así como de un artista como Héctor Farfán, quien proporcionó los magníficos dibujos que acompañan la edición del artículo“Cuestiones sobre al arte y el socialismo”, en el primer y único número de la revista Frente Libertario, que sacamos en octubre de 1975. Igualmente, pudimos contar con el apoyo de algún trabajador que laboraba en la imprenta donde se sacó.

[1] Organización política ubicada en la orbita de la izquierda trotskista.
[2] Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Universidad Pública del Departamento de Boyacá.
[3] Asociación Nacional de Usuarios Campesinos. Organización nacional campesina.
[4] Acerías Paz del Rio. La empresa siderúrgica más grande e importante de Colombia, asentada en el Departamento de Boyacá.
[5] Histórico barrio popular del centro de Bogotá, de artesanos y obreros de las cervecerías Germania y Fenicia, con una larga tradición de liberalismo popular e influencias socialista y comunista.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s